Las inversiones del grupo Añaños durante el 2017

Autor: Mg (c)  Juan Carlos Ocampo      jocampo@mundonegocio.pe

 

Las empresas no pueden limitarse a vender más cada año, las inversiones son fundamentales para mejorar los indicadores financieros que eran motivo de preocupación para los acreedores y clasificadores de riesgo internacional durante el 2016.

 

Tanto Brasil como México eran un dolor de cabeza para los accionistas y acreedores de la multilatina Ajegroup, sin dejar de lado a Venezuela, Tailandia e Indonesia.

 

Al primer trimestre del 2016, Brasil había registrado pérdidas por US$1,1 millones, motivo por el cual algunos analistas y calificadoras de riesgo (entre ellas Fitch Ratings) consideraban que Aje debía retirarse de este mercado, así como del mexicano. Si bien en este período los resultados en suelo azteca mejoraron para los Añaños Jerí, no lo hicieron en una magnitud suficiente, para evitar que esta operación –junto con la brasileña– representaran las mayores pérdidas para el grupo.

 

Boris Salas, CFO del grupo detalló que, en el caso de Brasil, evaluarán si siguen operando en solitario o con un socio; o si cambian el foco de Sao Paulo a otras ciudades. Para México, en cambio, no están considerando trabajar con socios por el momento.

 

JUGADAS ESTRATÉGICAS

A inicios del 2017, Aje decidió hacer una reingeniería interna con el fin de mejorar sus indicadores financieros.  Así, la estrategia fue retirar las cinco operaciones mencionadas anteriormente de su subsidiaria Atic, en cuyos resultados venían pesando negativamente, e incluirlas dentro de Callpa, otra subsidiaria. Fue a través de Atic que Aje emitió bonos internacionales en mayo del 2012. Hoy dichos papeles tienen una clasificación de riesgo B-, que los sitúa en terreno especulativo.

 

Según Aje, esta movida les permitirá tomar decisiones en estos cinco países con mayor flexibilidad. Para el especialista en negocios José Lumbreras, esta decisión ha sido una respuesta directa a la presión de los inversionistas, dado el desempeño negativo que venía teniendo Atic.

 

Esta reorganización explica, en gran medida, la mejora significativa en los indicadores de Atic en el primer trimestre: su Ebitda creció en 55% y alcanzó los US$119 millones, mientras que el nivel de apalancamiento sobre Ebitda se redujo en 50%. Además, el precio de los bonos de Atic se triplicó. Con este panorama, Aje espera una mejora en su calificación crediticia, muy útil para reducir el costo del capital y poder afrontar nuevas inversiones.

 

EL ADN AÑAÑOS

El traspaso de operaciones no es el único cambio que ha experimentado Aje a mediados del 2017, con el fin de mejorar su situación. A inicios del 2017 se supo que Álvaro Añaños era el nuevo CEO del grupo en reemplazo del español Juan Lizariturry.  Así, no solo se marcaba el retorno de la familia ayacuchana al frente del negocio, sino un nuevo cambio en el esquema de trabajo, ya que la llegada del ejecutivo español implicaba una mayor institucionalización de la multinacional.

 

“La plana directiva anterior no logró los resultados esperados”, explica Salas al ser cuestionado por el cambio. Con el retorno de los Añaños Jerí, la firma considera que se ha reestablecido el ADN de la marca y tienen la esperanza de que la audacia e innovación que siempre caracterizó a la familia –unidas a la experiencia de sus cuadros gerenciales– ayudarán a recobrar los brillos de años anteriores.

 

A Lumbreras, por su parte, no le queda claro el porqué del cambio. “El modelo que los Añaños implantaron –abriendo plantas en los mercados a los que entraban– fue lo que generó el problema financiero que han tenido. No es que con este regreso se arregle todo”, remarca.

 

El especialista saluda, en esa línea, el nuevo modelo que está implantando Aje para entrar a nuevos mercados: hacerlo con franquicias. Salas comenta que este camino les está dando buenos resultados, por lo que lo mantendrán para sus próximas incursiones. Aunque este será un año de consolidación, los Añaños siguen con el sueño de conquistar el mundo. Y no van a dejar que nada los detenga.  Es importante recordar que la franquicia es una forma de ingresar a nuevos mercados con financiamiento de terceros, logrando un canón por le ingreso y dividendos al cierre de cada año.

 

MAS INVERSIONES

Por otro lado, la familia Añaños Alcázar continúa apostando por el Perú, por ello buscan fortalecer tanto en el Perú como en el norte de Chile sus tres principales marcas: KR, ORO y Cielo.

 

Es así que la empresa, Industrias San Miguel (ISM), invirtió US$ 5,5 millones en una nueva línea de producción instalada en su planta de Arequipa.

 

Cintya Añaños Alcázar, gerente general de ISM para Perú y Chile, explicó que la capacidad es de 36 mil botellas por hora o 795 mil paquetes adicionales al mes, lo cual beneficia a sus tres marcas emblemáticas.

 

Por ello, adquirieron tecnología alemana, brasileña y española, de última generación, para la producción de bebidas carbonatadas y no carbonatadas.

 

“El objetivo es que con esta innovación tecnológica se garanticen los altos estándares de calidad con los que operan en sus fábricas del Perú, Brasil y República Dominicana”, manifestó.

 

Entre otras novedades de la empresa, Cintya Añaños adelantó que desde agosto del 2017 empezarán a vender en el Perú la versión sin calorías de sus productos: KR Zero y Oro Zero.

 

Más inversión en provincias

En total, Industrias San Miguel tiene planeado invertir este año US$ 10 millones. Además de la inversión para la planta de Arequipa, los US$ 4,5 millones restantes involucran otra línea de producción y su objetivo es elevar la capacidad en la categoría de agua.

 

“Este año esperamos tener un crecimiento de dos dígitos, es decir, casi un 15% impulsado por KR, Oro y Cielo. En el 2016, se creció 18% en litros y 16% en cajas”, dijo.

 

Cabe indicar que la empresa cuenta con un portafolio de nueve marcas en todas las categorías de bebidas tales como gaseosas, agua, jugo de frutas, té, néctares, rehidratantes y energizantes.

 

Entre ellas están las tres “marcas emblemáticas” de ISM (KR, Oro y Cielo), con las cuales logró una importante posición en el mercado nacional e internacional.

 

ISM tiene presencia en siete países: Perú, Chile, República Dominicana y Brasil, y exportan a Haití, Puerto Rico y Estados Unidos (Nueva York). Además, generan cerca de 5.000 puestos de empleo directo. Actualmente, producen más de 650 millones de litros al año.

 

Cusco lidera el consumo

Cintya Añaños Alcázar reveló que el Cusco es la región que lidera el consumo de aguas saborizadas. Le siguen Arequipa, Tacna e Ica.

 

Detalló que las marcas de ISM ocupan el 35% de participación en sus mercados.

 

Dentro de la categoría gaseosas, KR y Oro tienen el 25% y el 5% en sus mercados, respectivamente. En el caso de la categoría agua, Cielo cuenta con un 47%.

 

En la categoría energizantes, 360 Energy Drink tiene el 45% de participación en sus mercados, mientras que Drink T, en la categoría té, un 69%.

 

 

Cintya Añaños Alcázar, gerente general de ISM Perú y Chile, transnacional peruana de bebidas nos señala:   “Hay que pensar en grande, no tener paradigmas al momento de apostar por un mercado en el cual existen varios jugadores. Mis padres me han enseñado a pensar en grande. El primer paso es el más difícil de dar, pero una vez que estás encaminado, simplemente sigues con el objetivo de hacer crecer tu empresa y le pones esfuerzo. Nunca te des por vencido sin haberlo intentado”.

 

Cintya Añaños Alcázar es hija de Jorge Añaños y Tania Alcázar y asumió la gerencia general con solo 28 años, ahora tiene 32 y entre sus planes está fortalecer las principales marcas de Industrias San Miguel (ISM) en la región sur del Perú y en el norte de Chile.

 

Es así que hace poco inauguraron una nueva línea de producción instalada en su moderna fábrica ubicada en la ciudad de Arequipa.

 

La inversión fue de US$ 5.5 millones con una estrategia corporativa enfocada en la innovación tecnológica para garantizar los altos estándares de calidad con los que operan en sus fábricas de Perú, Brasil y República Dominicana.

La empresa tiene un portafolio en las categorías de bebidas como gaseosas, agua, jugo de frutas, té, néctares, rehidratantes y energizantes. Están sus marcas emblemáticas: KR, Oro y Cielo.

 

¿Vendrán más inversiones? Veremos que reflejan sus indicadores financieros al cierre del 2017

Fuente: El Comercio y La República

Deja un comentario