La historia de Montalvo Spa

Jacqueline Estrada Polar

jestrada@mundonegocio.pe

Víctor Hugo Montalvo nació en Ancash pero pasó la mayor parte de su niñez en Barranca, al norte de Lima, donde a corta edad se inició en la venta ambulatoria de plásticos. Las vallas que tuvo que saltar en su vida no frenaron sus ganas de seguir tras sus sueños.

Víctor pertenece a una familia de 11 hermanos y cuando era niño su padre le cortaba el cabello a todos. Hasta ese momento el emprendedor no se imaginaba que su vida se relacionaría con las tijeras.

Víctor Hugo anhelaba salir del país para forjarse un futuro mejor. Cuando pensó que su sueño de viajar al Japón se haría realidad, se frustró por una estafa que sufrió y no le quedó  otra opción que regresar a Barranca. Pero ese traspié no le hizo desaprovechar la oportunidad de enrumbar nuevamente a Lima en compañía de su tío.

Después viajo hacia Lima para trabajar y forjarse un futuro. Ya en la capital Víctor Hugo se dedicó al comercio ambulatorio de plásticos en diversos mercados de la capital. “Cuidaba carretas por las noches porque no tenía dónde dormir y había días que no tenía  que comer pero eso me hizo más fuerte”, afirma Montalvo.

Después de un año de arduo trabajo, Víctor Hugo progresó y se convirtió en mayorista de plásticos en el mercado de Magdalena. Pero la idea de salir adelante siempre le rondaba en la cabeza. Y como todo buen emprendedor, él observó que todos los días concurría mucha gente a una peluquería ubicada frente a su puesto. Su percepción es toda una oportunidad y decide apostar por ese rubro.

Un amigo le alquiló un local que usó como puesto de plásticos y al costado abrió una modesta peluquería, pese a que no conocía del negocio. El emprendedor abrió su primer salón de belleza con el nombre Vito’s, Luego de un año la peluquería no daba para más y prefirió cerrar y continuar con lo suyo, los plásticos.

No se rindió y volvió abrir una peluquería, ahora bajo el nombre de Montalvo y con la ayuda de su esposa. En esta oportunidad las cosas tampoco funcionaron como esperaba.

Este hecho no lo amilanó y luego de haber contraído matrimonio insistió nuevamente en el negocio de peluquería sin abandonar el negocio de mayoreo de plásticos.

Mientras esto pasaba, su negocio de plástico iba creciendo, hasta que un día en un viaje a Santiago de Chile para comprar moldes ingresó a una feria de belleza y se dio cuenta que este era el rubro que lo apasionaba.

Esta vez, nuevamente en Magdalena buscó en su nueva peluquería diferenciarse del resto. Y así el negocio empezó a rendir frutos. “Uno tiene que aprender a soñar en grande. Tropiezos hay pero de ellos se aprende”.

Con un concepto totalmente moderno abre un local en Jesús María, al cual le siguieron los otros locales de Javier Prado, Los Olivos, entre otros. “Una de las claves para triunfar es que uno puede caer pero siempre debe aprender a levantarse”.

Actualmente Montalvo cuenta con más de 30 locales en todo el país.

Para Montalvo “Una de las claves para triunfar es que uno puede caer pero siempre debe aprender a levantarse”.

Tambien te puede interesar

La historia de éxito de Bembos >>>  http://goo.gl/rKGrVn

Renzo Costa historia de éxito >>>http://goo.gl/OmPPs4

Conozca la historia de Rustica>>>http://goo.gl/G5fz8o

Conozca la historia de emprendimiento de Rocio Miranda>>http://goo.gl/G5fz8o

Historia de éxito chocolates Helena>>>http://goo.gl/K3YDyv

Historia de éxito: Familia Añaños >>>http://goo.gl/vyQ1rj

 

Deja un comentario