¿Por que los inmigrantes y latinos son motores de la creación de empresas en Estados Unidos?

Inmigrantes e hispanos en Estados Unidos están contribuyendo a un aumento en la creación de empresas, según una medición de la actividad de startups en 2014 que fue divulgada el jueves.

 

Los inmigrantes emprendedores crearon 28,5% de las nuevas empresas en 2014, frente a 25,9% el año previo y apenas 13,3% en 1996, de acuerdo con un índice anual de startups de la Fundación Ewing Marion Kauffman, una organización sin fines de lucro de Kansas City, Missouri.

 

Investigadores financiados por Kauffman hallaron que los inmigrantes fundaron compañías o pasaron a trabajar de forma independiente a casi el doble de la tasa de los estadounidenses nativos, al crear un promedio de 520 empresas al mes por cada 100.000 personas el año pasado. Los inmigrantes constituyeron 12,9% de la población estadounidense en 2012, según los datos más recientes que están disponibles, comparado con 9,3% en 1996, de acuerdo con la Oficina del Censo de EE.UU.

 

La participación de los propietarios hispanos de nuevas empresas también subió, a 22,1% en 2014, frente a 20,4% en 2013 y sólo 10% en 1996, afirma Kauffman. Los hispanos representaron 17,1% de la población estadounidense en 2013, según las cifras del censo más reciente, comparado con 10,6% en 1996.

 

El incremento en el número de startups podría ser un reflejo de las mayores oportunidades que tienen los emprendedores hispanos así como de las posibles dificultades que tienen para encontrar un empleo asalariado debido a las barreras lingüísticas y otros obstáculos, dice Alberto Dávila, presidente del departamento de economía y finanzas de la Universidad de Texas-Pan American en Edinburg, Texas.

 

Añade que los emprendedores que son inmigrantes latinos a menudo abren pequeños comercios al contrario de las empresas de rápido crecimiento que generan una parte desproporcionada del crecimiento del empleo en EE.UU. “Si analiza los números, es el empleo independiente de mexicanos lo que está impulsando este crecimiento” en la creación de empresas de hispanos, señala citando el censo y la Oficina de Estadísticas Laborales.

 

La cantidad de inmigrantes altamente calificados que son dueños de empresas ha aumentado en los últimos años conforme más extranjeros con títulos avanzados han optado por fundar sus propias firmas, acota Magnus Lofstrom, académico de investigación sénior del Instituto de Política Pública de California, una entidad de San Francisco sin afiliación política, quien también analizó los datos del censo.

No obstante, recalca, muchos inmigrantes que trabajan de forma independiente tienen una educación secundaria, o más baja, y sus empresas tal vez tengan menos probabilidades de generar ingresos altos.

 

En 31 de las 50 mayores áreas metropolitanas, los inmigrantes representaron todo el crecimiento neto en comercios como restaurantes, tiendas minoristas, servicios de lavandería y salones de belleza entre 2010 y 2013, según el Instituto de Política Fiscal, el cual no tiene afiliación política, y Americas Society/Council of the Americas, que publicaron este año análisis separados de los datos de la Oficina del Censo. Debido a que provienen de diferentes extracciones sociales, algunos inmigrantes podrían ser capaces de identificar vacíos en el mercado para productos y servicios que podrían beneficiar a sus comunidades locales, afirma David Kallick, académico del instituto.

 

Por ejemplo, Laura Gómez, de 35 años, lanzó el año pasado Atipica Inc., una startup de software con cuatro empleados que ayuda a empresas a empresas a buscar y contratar fuerzas laborales más diversas. “Hace dos años, no habría empezado una compañía”, cuenta Gómez, quien nació en México. Hoy, en cambio, es más fácil conseguir clientes, dice, en parte porque “la gente está hablando mucho más sobre la necesidad de diversidad de las empresas” no sólo en el sector tecnológico sino también en otras industrias.

 

Más de 93% de los inmigrantes hispanos que trabajan por cuenta propia tenían menos de 10 empleados, comparado con 88,9% que los caucásicos no hispanos que trabajan de forma autónoma, según un análisis separado de la Encuesta de Población Actual de 2014 de Marie Mora, economista de la Universidad de Texas-Pan American.

 

Adriana Pérez de Norwalk, Connecticut, llegó a EE.UU. de Colombia en 1985. Estaba trabajando para una empresa global de marketing cuando fue despedida en 2014. La mujer de 51 años empezó una compañía de marketing para trabajar con propietarios de comercios hispanos y ayudar a dueños de empresas estadounidenses a conectarse con el mercado hispano. Su joven firma no tiene empleados, sino que usa contratistas independientes.

 

Comparadas con el resto, las empresas de hispanos son propensas a ser de propiedad familiar y tienen menos probabilidades de conseguir financiación externa, según Remy Arteaga, cuya organización sin fines de lucro Iniciativa de Emprendimiento Latino está compilando una base de datos de firmas de hispanos en EE.UU. en colaboración con la Universidad de Stanford.

 

Muchos emprendedores latinos tienen dificultades para expandir rápidamente sus empresas, dice Arteaga. Añade que cerca de 25% de las firmas de hispanos generan la mayor parte de sus ventas de clientes no latinos, una cifra que es similar en empresas jóvenes y viejas.

 

En total, los emprendedores en EE.UU. crearon un promedio de 534.000 empresas al mes en 2014, lo que constituye el primer aumento significativo desde 2009, según Kauffman. Asimismo, más personas dejaron sus empleos en 2014 y aprovecharon la oportunidad para crear una empresa o trabajar de forma autónoma, indicó.

 

Fuente: Wall Street Journal

 

Si deseas leer mas información en negocios>>http://mundonegocio.pe/category/negocios/

Deja un comentario