¿Qué debe hacer Perú en la guerra comercial entre EEUU y China?

La aprobación del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) sigue en la cuerda floja en el Congreso estadounidense. El acuerdo es uno de los caballos de batalla de la administración del presidente Barack Obama, quien lo promueve como el acuerdo que “permitirá a Estados Unidos, no China, liderar el comercio global”.

 

Esta estrategia ha generado “una guerra fría comercial” entre ambos países, afirma Óscar Vásquez, gerente senior de Aduanas y Comercio Exterior, Tax & Legal de KPMG, ya que China, al no estar muy contento con la medida, está impulsando iniciativas que unifiquen al bloque asiático como contrapeso comercial.

 

Para algunos, China busca este objetivo con el tratado denominado Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP), al que Australia ya le está tocando la puerta por si el TTP no es ratificado en EE.UU.

 

Para Kevin Gallagher, profesor de la Universidad de Boston, más bien, la respuesta en esta guerra sería el acuerdo One Belt, One Road [una zona, una carretera], por el cual China ha constituido un fondo de US$40 mil millones destinados a invertir en infraestructura y energía para conectar la región asiática.

 

Así, añade Gallagher, la intención del presidente Obama de dejar como legado geopolítico el TPP podría estar poniendo en juego sus relaciones con China, principal acreedor de la deuda estadounidense.

 

La aprobación del TPP se complica aun más si se toma en cuenta que los dos candidatos favoritos a la presidencia de EE.UU., Hillary Clinton y Donald Trump ,se han manifestado en contra de su ratificación. Así, se cree que el gobierno de Obama buscará la aprobación del Congreso dos semanas después de las elecciones presidenciales. La situación es incierta en el Congreso, pues los votos cambian día a día.

 

“[Pasar el TPP en el Congreso estadounidense] va a ser complicado, lo que no significa que no se pueda. Pero, en la negociación con el Congreso (de mayoría republicana), Obama va a tener que hacer importantes concesiones en temas como su política de seguridad social o sus políticas migratorias. Va a ser un juego de ‘trade off’ político”, explica Vásquez.
Pros y contras
Uno de los puntos centrales en la discusión es qué tan beneficioso sería en términos económicos para Estados Unidos unirse al TPP. Según Gallagher, los modelos económicos estiman que los beneficios para EE.UU. se encontrarían alrededor del 1% del PBI al 2025. Asimismo, el país ya tiene acuerdos comerciales con todos los países del tratado, con la excepción de Vietnam, por lo que no se estaría ampliando su panorama de oportunidades de exportación de manera significativa.

 

El Perú, al ser uno de los países en la lista del TPP, no es ajeno a esta realidad. En esta línea, China y Estados Unidos son dos de los socios comerciales más importantes para el país y la adhesión peruana a este tratado podría significar la elección de un bando. “En una visita reciente de nuestros colegas chinos del Institute of World Economics and Politics of the Chinese Academy of Social Sciences, ellos dejaron muy claro que si el Perú firma el TPP, nuestra relación con China no está libre de riesgos”, afirma Cynthia Sanborn, vicerrectora de Investigación en la Universidad del Pacífico.

 

El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferreyros, indica que el TPP es un buen acuerdo. “Tiene los balances adecuados. Está ahora en el Congreso [peruano] y vamos a trabajar para explicarles capítulo por capítulo de qué se trata. […] El Perú en particular ha logrado conseguir ciertas ventajas”, sostiene Ferreyros.

 

Vásquez considera que sería una buena medida que el Perú explore la posibilidad “de convertir el TPP en cinco acuerdos bilaterales más para el país”. Estos se firmarían con las economías con las que aún no tenemos TLC (Australia, Brunéi Darussalam, Malasia, Nueva Zelanda y Vietnam) y partirían con la ventaja de que ya existen acuerdos forjados en la mesa de negociación del TPP. Otra posibilidad, de acuerdo con Vásquez, por explorar sería ir, en bloque con la Alianza del Pacífico, a tocar las puertas del RCEP.

 

¿El Perú debería, entonces, seguir el ejemplo australiano y comenzar a acercarse al RCEP? “Si tuviéramos que concentrar esfuerzos, EE.UU. sigue siendo un mercado que no podemos perder de ninguna manera por razones logísticas y porque los bienes que consumen son bienes con valor agregado, como productos agrícolas y textiles. A China exportamos básicamente minerales. Pero debemos mantener la mira en diversificar mercados”, afirma Vásquez. 

 

Futuro del TPP
Kevin Gallagher, profesor de la Universidad de Boston, señala que uno de los puntos críticos en el debate del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) es el capítulo sobre la solución de controversias entre inversores y estados.

Hasta la fecha, si una empresa considera que el país violó algún punto del tratado, la demanda se canaliza a través del Estado y la diplomacia. En el marco del TPP, las empresas pueden demandar directamente a los países.

 

Ejemplo de esto es lo ocurrido en el Perú con la propietaria de Doe Run, The Renco Group, que enjuició al Estado ante el Ciadi, un organismo internacional de resolución de disputas, en el 2011 bajo el marco del TLC con EE.UU. En este caso, la demanda fue desestimada en julio pasado porque el Ciadi resolvió que carecía de jurisdicción sobre el caso.

De acuerdo con Gallagher, en Estados Unidos, este punto es particularmente crítico porque se percibe que privatiza la disputa

 

Fuente: El Comercio

Deja un comentario