¿Qué efectos tendría el sismo de 7.1 grados en la economía de México?

El sismo de 7.1 grados de magnitud, que hasta el momento ha cobrado la vida de más de 200 personas y dejó cientos de damnificados, causaría efectos no representativos y temporales para algunos sectores económicos en las zonas afectadas, considera Casa de Bolsa Ve por Más.

 

El terremoto dejó daños estructurales en inmuebles, principalmente, en la Ciudad de México, Estado de México, Morelos y Puebla. Hasta 40% de la población en la Ciudad de México y 60% en Morelos no contaban con servicio eléctrico después del desastre, y las autoridades locales declararon la capital del país en emergencia. En este contexto, el tipo de cambio tocó un máximo intradía de 17.8464 pesos por dólar y la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) suspendió actividades a las 13:43 horas del martes.

 

En un análisis, Ve por Más refiere que en medios internacionales se habló de un posible desabasto de la industria manufacturera, para atender la demanda estadounidense, efecto con “muy baja probabilidad”, ya que las principales industrias manufactureras se ubican en estados del norte de México, donde el sismo no tuvo efectos.

 

El intermediario de servicios financieros comenta que determinados sectores podrían tener un impacto negativo, como es el caso de las compañías de telefonía que liberaron sus servicios de manera gratuita, hecho que implica pérdidas para la iniciativa privada.

 

Las aerolíneas y grupos aeroportuarios también se verían afectados, ayer el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) anunció la cancelación de 180 vuelos; en el sector hotelero, presente en la BMV con las Fibras, se incluye por la cancelación de reservaciones.

 

El desastre natural causaría un menor tráfico impactando a las operadoras de autopistas de cuota; para el sector bancario implicará el pago de pólizas por los daños causados.

 

El panorama se visualiza diferente para el sector de la construcción, derivado de una mayor demanda de casas nuevas, efecto que también incluye a las compañías de materiales, como las cementeras.

 

Con el movimiento telúrico la población inició la compra de agua, víveres, veladoras y otros productos básicos impulsando al comercio, así como al sector dedicado a los alimentos y bebidas.

 

Comenta que hasta ahora no se ha registrado alguna sobre reacción en precios de mercado, sin embargo, “la psicología podría generar algunas reacciones”.

 

 

Fuente: El economista america.com

 

Deja un comentario