Waira Energía el emprendimiento de energía renovable : historia de éxito

Franco Canziani se preguntaba de todo cuando era niño, muchas respuestas las encontró durante su carrera y sigue haciéndose muchas preguntas sobre energías renovables, le fascinaba la Física y leer sobre esta materia, sin embargo optó por estudiar ingeniería mecánica.

 

En 1989, su empresa en un pequeño taller con la idea de buscar soluciones para aprovechar la energía del viento para proveer de electricidad en lugares remotos.  Con el tiempo se incorporaron otras soluciones, como: Sistemas Fotovoltaicos, Bombeo Solar, Micro-redes eléctricas y Movilidad Eléctrica todas ellas apuntando a la sostenibilidad.

 

Franco Canziani recomienda a nunca rendirse, porque en el camino de todo emprendimiento aparecerán personas que quieren desanimarte en tu idea de negocio, pero no se pueden desafiar las leyes de la física.

 

Franco se inició con un pequeño capital y diseño el equipo de acuerdo a las características de la zona, en lo que se refiere a los vientos.   Se estudian diferentes alternativas para soportar las inclemencias del viento que pueden llegar a altas intensidades.

 

En el 2002 Waira Energía con la Pontificia Universidad Católica del Perú accede a fondos de CONCYTEC con lo cual pudieron crear sus propios generadores, pero pasaron ocho años en los cuales la situación económica no era la más favorable.   Franco regresa en el 2010 con nuevas ideas para su empresa, como la movilidad eléctrica, es decir un vehículo que circula con energía eléctrica.

 

Waira observa la tecnología como un medio para potenciar el desarrollo humano a estándares más elevados. El acceso a la energía es un motor del desarrollo que mejora la calidad de vida y permite lograr mayores ingresos de forma sostenida.

 

Waira Energía cuenta con soluciones sostenibles y económicamente viables, basadas en el sol, viento y movilidad eléctrica. Es combinando el esmero en la atención a sus clientes con la investigación e innovación que aspiran a ser la empresa peruana referente en energía renovable y sostenibilidad.

 

Su principal fortaleza es la de probar sus equipos en la zona donde estará operando ya sea para aprovechar la intensidad de los vientos o la energía solar.

 

¿Se puede aprovechar la fuerza de los vientos en el Perú?

Actualmente el 97% de la energía eléctrica en el Perú es generado por centrales térmicas –que usan gas natural y petróleo diésel- y por las hidroeléctricas. Pero el uso de la energía eólica está empezando a cobrar fuerza en nuestro país.  Ella proviene del aire en movimiento, en otras palabras, del viento, y para aprovecharla se requiere de decenas de aerogeneradores o turbinas – torres gigantes con enormes aspas- que transforman la energía eólica en energía eléctrica. El primer parque eólico peruano se encuentra en Marcona, Ica, y hace unos días se inauguró el más grande del país, que está compuesto por 62 aerogeneradores que están colocados a lo largo del litoral peruano, entre los distritos de Cupisnique, en la región de La Libertad, y de Talara, en Piura.

 

¿Cuál es la mejor zona para aprovechar la fuerza de los vientos?

La costa peruana es rica en energía eólica, un recurso renovable que se debe aprovechar, debido a que no se va agotar como sucederá con el gas y el petróleo. Canziani afirma: “El Perú tiene excelentes recursos eólicos, principalmente en la costa. Tenemos el mar frío, el desierto caliente, eso es una máquina térmica por excelencia y genera corrientes de aire muy fuertes, tenemos zonas muy ventosas. De esta manera, podríamos transitar poco a poco hacia un país que está abastecido de energía eléctrica de recursos 100% renovables y dejar el gas para mejores usos, como el transporte, las petroquímicas o dejar algo de reserva para nuestros nietos”.

 

¿Parque eólico o hidroeléctrica?

La instalación de parques eólicos requiere una fuerte inversión, pues cada turbina puede costar entre 4 y 6 millones de dólares, y deben colocarse decenas de ellas para generar electricidad. Sin embargo, el ingeniero asegura que vale la pena pues sus beneficios son múltiples.  “Una ventaja es que la energía eólica tiene menor impacto ambiental. Otro punto a favor es que son sistemas de energía que se pueden poner en marcha muy rápidamente. Si tenemos los estudios hechos del viento, un parque eólico se puede montar en año y medio o dos años, es muy rápido. Las hidroeléctricas, si son importantes,  toman 5 y hasta 8 años en construirse”, precisa Canziani.

 

Pero si bien hay varias zonas de la costa que tienen potencial para convertirse en futuros parques eólicos, Lima, que concentra casi el 30% de la población del país, no sería una de ellas. “Lamentablemente, Lima es un lugar que no está favorecido ni por el viento ni por el sol. No hay sol desde mayo hasta octubre, y el viento es flojo. Para que el viento sea rentable como recurso, debe tener una velocidad mínima de 7.5 metros por segundo. Tiene que haber ese promedio para que justifique poner una turbina de 4 millones de dólares, que son unas máquinas increíbles, con un sistema de control muy sofisticado”, refiere.

 

Finalmente, el experto indica que para que existan más parques eólicos en el país debe haber un mayor interés de los empresarios peruanos. “El parque eólico de Marcona fue desarrollado por españoles, y los dos parques eólicos del norte son de una empresa norteamericana. Lo que falta es que los grupos económicos peruanos se interesen por este rubro. Cuando vean la rentabilidad de los parques eólicos seguro se van a animar”, concluye Canziani.

 

Fuente: Puntoedu y CidePucp

Deja un comentario