JEKM723C6VU56JI37V2ADJ5FHA

Marchas golpearon la economía regional según dio a conocer el Fondo Monetario Internacional

En 2019, una manta de inconformismo cubrió a diferentes sociedades en el mundo. Traspasando continentes y fronteras, las protestas sociales movieron los números de la economía, y esto se vio reflejado en las recientes proyecciones económicas que dio a conocer el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la región.

Aunque las movilizaciones se han dado en países como Hong Kong, España y Francia, las protestas sociales en Bolivia, Chile y Colombia tuvieron un coletazo en los pronósticos de crecimiento de América Latina.

 

Para Colombia, el FMI pronosticó un crecimiento de 3,5% en el PIB este año, la cifra representó una disminución de 0,1 puntos respecto al pronóstico entregado en octubre de 2019, en el que ubicaban un crecimiento de 3,6%.

Aunque este crecimiento es similar al proyectado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en la que se puntualizó también en 3,5%, con otras entidades como el Banco Mundial y el Banco de la República, la estimación difiere por unos cuantos puntos porcentuales ya que ubican las proyecciones en 3,6% y 3,3%, respectivamente.

 

Para Alejandro Werner, miembro del FMI y analista económico para la región, estas lecturas para Colombia que proyectan un crecimiento positivo alrededor de 3,5% se debe gracias “al continuo apoyo monetario, la migración proveniente de Venezuela, las remesas, las obras civiles y el aumento de la inversión a raíz de modificaciones recientes de la política tributaria”.

Según el FMI, las tensiones sociales no solo han tenido efecto en esta economía, sino en otras de la región como es el caso de Chile y Bolivia. A pesar de esto, la expectativa de crecimiento en América Latina es que llegue a 1,6% en este año lo que significó un recorte de 0,2 puntos porcentuales respecto a la proyección establecida en 2019, cuando se ubicó en 1,8%.

 

“La incertidumbre acerca de las políticas económicas también ha aumentado en estos países conforme los gobiernos consideran distintas opciones de reformas y políticas económicas para hacer que el crecimiento sea más inclusivo y para atender las demandas sociales” generando así, un efecto sobre las cifras aseguró Werner.

 

Países con efectos negativos

Al analizar el ranking de las proyecciones de los diferentes países de la región, a pesar de una caída en sus números entre 2019 y 2020, Colombia, Perú y Brasil lideran el ranking de las economías con mejor comportamiento con 3,5%, 3,2% y 2,2% respectivamente.

Pero, no todo es positivo en América Latina, Venezuela y Argentina se llevaron números en rojo por la crisis económicas, aunque al país dirigido por Alberto Fernández no se le hizo una proyección porque se espera cuál será la política del nuevo gobierno.

 

Venezuela, por ejemplo, para el FMI seguirá sumida en una “profunda crisis económica y humanitaria” que se viene presentando desde 2013 con una reducción en el PIB real de 65%. Aunque la tendencia a la caída seguirá, la entidad explicó que será a un menor ritmo, aunque “se prevé que para 2020 la migración a los países vecinos rebase las seis millones de personas, es decir, 20% de la población”. Chile fue otras de las economías que se vio fuertemente golpeada por las proyecciones de la entidad al tener una reducción de 2,1 puntos porcentuales y una proyección de crecimiento en el PIB de 0,9%.

Julián Arévalo, decano de economía de la Universidad Externado de Colombia, afirmó que uno de los puntos clave “a final del año pasado y que promete jugar un papel también este año es el de la protesta social y la inestabilidad política”.

 

Pero, ¿cuáles son las posibles soluciones para que estas economía afectadas por las marchas puedan mejorar? Juan Carlos Ocampo, coordinador de economía y negocios internacionales de la Universidad Privada del Norte de Perú, explicó que “los problemas sociales en Chile, Ecuador y Colombia deben ser combatidos con mayor inversión pública y apoyo a las micro y pequeña empresa. En la medida que los problemas sociales se reduzcan, se podrá atraer mayor inversión”.

Analizando el comportamiento de las proyecciones de otros países, México por ejemplo, presentó un decrecimiento de 0,3 puntos respecto a la cifra proyectada en 2019, por lo que para 2020 se espera que cierre con un PIB de 1%.

El FMI actualizó su análisis con respecto al coronavirus y considera que es uno de los riesgos a la baja que se deben tener en cuenta. “Algunos riesgos nuevos han aparecido, incluyendo la potencial propagación global del coronavirus, lo cual podría afectar significativamente la actividad económica mundial, el comercio, y el transporte. Los riesgos nacionales y regionales también se han intensificado”, dijo el analista de la región del Fondo Monetario.

 

Fuente:  La Republica – Colombia

Compartir:

Fondo Monetario Internacional proyecta que la economía de la región crecerá 1,6%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó sus proyecciones de crecimiento económico para este año en las que resaltó que el PIB mundial pasará de 2,9% en 2019 a 3,3% este año y llegaría a 3,4% en 2021. Pese a que estas estimaciones se esperaba aumentaran, son una revisión a la baja de 0,1 puntos porcentuales frente a lo que se proyectó en octubre.

Hay que resaltar que el crecimiento que tendrá la economía mundial este año, está jalonado por la expansión de las economías emergentes y en desarrollo de Asia que según el FMI crecerán 5,8%. Esto se debe a que “existen muchos acuerdos comerciales entre países de dicho continente y cada vez manufacturan más productos y diversifican sus mercados con la inversión en tecnología”, explicó Juan Carlos Ocampo, coordinador de la carrera de Economía en Universidad Privada del Norte.

Al analizar el comportamiento de América Latina, el FMI proyecta que para 2020 la economía de los países pertenecientes a esta parte del mundo se expandirá 1,6%, mientras que en 2021 crecerá 2,3%. Esto deja ver que, al igual que con el promedio mundial, las proyecciones para los países de la región presentaron una disminución. Esto se debió “a un recorte de las perspectivas de crecimiento de México en 2020-21, entre otras razones por la continua debilidad de la inversión, y a una importante revisión a la baja del pronóstico de crecimiento para Chile que se vio afectado por la tensión social”, según el informe.

De acuerdo con la publicación, México crecerá 1% en 2020 y 1,6% en 2021.

Sobre el futuro de los países de Latinoamérica, Samuel Ortiz Velásquez, profesor de economía en la Universidad Nacional Autónoma de México, recordó que “el coeficiente de inversión en México ha sido bajo desde la década de los ochenta enmarcada en la era neoliberal (entre 1982 y 2018 el coeficiente de inversión promedio fue de 19,9%) y ello ha impactado en una tasa de crecimiento promedio anual del PIB de 2,1%”.

Además, aseguró que para efectos comparativos se debe recordar que en el periodo previo 1970-1981 el coeficiente de inversión pasó de 21,20% a 26,92% y la economía se expandió a 6,9%. “Por lo que, si México aspira a crecer por lo menos a 4%, el coeficiente de inversión debe elevarse mínimo cinco puntos del PIB, y con un fuerte componente de inversión pública que estimule al sector público a invertir”.

Teniendo en cuenta el desafío que tiene la economía mexicana y la promesa de López Obrador de lograr una expansión de 4%, Ortiz Velásquez explicó que “más allá de las proyecciones del FMI se puede decir que los ambiciosos proyectos de infraestructura y la inminente puesta en marcha del T-MEC pueden ser factores que estimulen la inversión y con ello inicie la reactivación”.

Otro de los países que llevaron a bajar el pronóstico para el conjunto de naciones latinoamericanas fue Chile. De acuerdo con José Miguel Sánchez, decano de la facultad de Economía de la Universidad Católica de Chile, al cierre del año pasado, datos como el de inflación o desempleo no reflejaron la situación por la que pasó Chile, sin embargo, este año puede ser más complicado”.

En el informe también se resaltó que no todas las proyecciones de los países de América Latina presentaron recortes. El crecimiento de la región estará jalonado por Brasil. Los pronósticos “están en parte compensadas por una revisión al alza del pronóstico de 2020 para ese país, gracias a una mejora de la actitud tras la aprobación de la reforma de las pensiones y la disipación de las perturbaciones de la oferta en el sector minero”, concluyó el documento.

Por ahora, las proyecciones de otras bancas internacionales ponen a la región en un panorama no tan negativo por lo que otros países podrían dar la sorpresa.

 

Fuente: Diario La Republica, Colombia

 

Compartir: